sábado, 6 de septiembre de 2014

Al nacer


Cuando nacemos
lloramos sin consuelo
al darnos cuenta de que llegamos
a un infinito escenario de locos.

Gritamos como posesos
porque entendemos de pronto
que sin pedirnos permiso
estamos a punto de arribar
a las orillas de un país extraño,
donde verdugos y víctimas
juegan una partida de ajedrez
donde los de siempre pierden.

Quiero volver con mi madre,
a la paz de tus entrañas,
¿Qué pinto yo en este perverso pandemónium
donde las marionetas se mueven
bajo la fiebre del oro?

Quiero volver a navegar
en tu dulce líquido amniótico
donde mi alma flotaba
en paz y felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario